El desprestigio político en República Dominicana


Juan Francisco Mojica

Santo Domingo
Hace tiempo que la gran mayoría de la población dejó de creer en lo que dicen y hacen los políticos porque de tanto decir una cosa y hacer otra, las múltiples decepciones y frustraciones, el transfuguismo y las tantas divisiones los han desacreditado y desprestigiado, a todos sin distinciones.
Obviamente, hay una porción de dominicanos, que por razones económicas se ha dejado arrastrar por el activismo, y la efervescencia política y se ha mantenido legitimando el mal comportamiento político.
Sin embargo, la opinión generalizada que tiene la población es que todos los políticos son corruptos, y que no se distingue uno del otro. La gente ya no vota  a favor de los políticos sino en contra de los políticos inmorales.
Aunque esa misma gente en los sondeos y en las elecciones se inclina por un lado para favorecer a los políticos tradicionales, por el otro, rechaza su desempeño económico y ve en estas administraciones poca esperanza.
Cuando ellos están en la oposición dicen que van a resolver los problemas sociales pero cuando están en el gobierno, se dedican a llenarse los bolsillos con el clientelismo, el tráfico de influencia y la corrupción.
Hasta el día de hoy, después de cuatro décadas democráticas, los políticos no  han resuelto un solo de los problemas sociales. Y aun así, tienen la cachaza de seguir prometiendo villas y castillas para engañar a la población.
Hay políticos, incluso de los llamados emergentes y algunos de izquierda que se han cansado de tanto esperar y han empezado a brincar la talanquera de forma individual, y hasta de forma colectiva se han aliado a los políticos tradicionales para servirse también de los bienes públicos.
Los  políticos serios y honestos quedan muy pocos. Se han alejado de la actividad política porque el ejercicio honorable no existe en política.
Pero no todo esta perdido, todavía hay muchos dominicanos que brillan por su dignidad y su decoro y algún día serán el estandarte de la lucha electoral.
La gente ha empezado a reclamar el concurso y la participación de nuevas figuras emergentes. El desmantelamiento de las viejas estructuras institucionales y la implementación de un auténtico proceso de transformación democrática.
Es el momento para comenzar a educar a la población, a denunciar la mentira y el engaño, a asumir un compromiso ético y moral, y a distanciarse de las condiciones de los sectores poderosos, pero sobre todo a romper con esta falta de credibilidad con el fin de que podamos sustentar una propuesta que pueda ser asimilada por la población.
Hay que impulsar la construcción del nuevo liderazgo que sustituya al desprestigiado y desacreditado sistema político cuyas administraciones de turno sólo nos han servido para crear miseria y pobreza con la aplicación de políticas excluyentes, corruptas y entreguistas.
Por eso valoramos el gran esfuerzo de muchas personalidades democráticas y progresistas, que a pesar de la gran discrepancia, se han agrupado con el fin de enviar un mensaje de esperanza al pueblo dominicano.
Mientras más fomentamos la unidad, más fácil se hace educar a la población y más fácil también se hace llegar al poder.
Anuncios

Dejar Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.