¡¡¡Barahona necesita un Lider!!!…


Por Manuel Sierra

¿QUE ES UN LIDER?
 
Si buscamos en el diccionario la palabra “Líder”, encontraremos la siguiente definición:
Líder, persona a la que un grupo sigue, considerándola como jefe u orientadora.
Pero yo lo definiría como:
–    Es una persona capaz de saber lo que quiere tanto a nivel profesional, como personal
–    Está consciente de su fuerza y de sus debilidades
–    Saben trabajar en equipo, no se asustan ante nada, les gusta el riesgo, son osados.
–    Se ganan el respeto de los demás con su integridad y sus constantes ganas de aprender.
–    Son leales y sinceros, nunca venden su integridad.
–    Reconocen la presencia de otro líder con más capacidades.
–    Tiene pasión por la vida y por los nuevos retos.
Y yo me pregunto si existe en la ciudad de Barahona, alguien que reúna esas cualidades. Y por favor  no me confundan la palabra líder con personas que ocupan cargos políticos o pertenecen a grupos con tendencias a empujar sus seguidores a sectas religiosas. !Que de esos hay muchos!
Me refiero a personas visionarias que con su(s) ejemplo(s), sintamos el deseo de luchar junto a ellos con el propósito común de superar los tabúes y opresiones a las que hemos sido sometidos por muchos años; Con propósitos leales que eleven nuestros deseo de salir a luchar con sus ideales tangibles . Propósitos, que, a largos o cortos plazos, provoquen resultados, sin espera de vanaglorias o posiciones ventajosas.
Líderes que se levanten a las cinco de la mañana y se acuesten a las 11 de la noche trabajando en pos de sus ideales y que al amanecer se den cuenta que durante la noche soñaron con haber concluido su lucha contra las adversidades presentadas.
“En tiempos de crisis e incertidumbre es cuando las personas más necesitan la presencia de un líder, que les ofrezca seguridad, ayuda, comprensión, que los escuche y demuestre su calidad humana”.
Más que todo, sepan guiarnos con sabias palabras, obviando: credos políticos, religiosos, étnicos y hasta genéticos a la hora de entregar con sus experiencias las armas de lucha con las que confiados marcharemos en pos de sus ideales. 

Egos, linajes, colores, razas, fronteras, deberán ser eliminados de los estatutos que forjen la lucha a seguir.
Creo que estoy claro en los detalles de lo que es un líder y por ende vuelvo a enfatizar la necesidad que tenemos los barahoneros de un líder real, tangible y visionario en nuestra comunidad tanto en el exterior como en la ciudad natal.
Gozamos de muy buenos personajes, (presentes e históricos) que han hecho grandes obras, que han trabajado como maestros, educadores físicos, deportistas, excelentes escritores, (que no tienen nada que envidiar a las plumas de otros colegas), comunicadores, locutores, etc. Los que aplaudo y de los cuales me siento orgulloso como barahonero.
Pero, líderes como: Mahatma Gandhi (En él encontramos un hombre con el firme propósito de unión entre los pueblos, convencido de que no hacía falta la violencia para lograrlo, sólo la paz.), Martin Luther King (defensor de los derechos civiles), Madre Teresa,(humilde, sencilla, sin egos y siempre dispuesta a ayudar) Simón Bolívar, (se formó leyendo a los pensadores de la Ilustración (Locke, Rousseau, Voltaire, Montesquieu…), Nelson Mandela (Bajo la inspiración de Gandhi, el ANC propugnaba métodos de lucha no violentos), El Che, y podríamos mencionar muchos  lo cuales ustedes ya conocen; quienes aún después de haber logrado sus metas y haber partido de este plano terrenal seguimos sus rastros en la árida arena del desierto de la vida, con una visión a un mundo o una comunidad mejor, gracia a sus ejemplos y enseñanzas.
Podría resultar descabellada mi idea de aspirar a que tengamos líderes como esos que mencioné en e
l párrafo anterior, pero digo ¿por qué no?
Un líder puede ser tan grande como Jesús  o tan pequeño como un líder de una comunidad de 300 personas o quizás el de un grupo deportivo y cultural. Para el liderazgo no se necesitan millones de seguidores, solo se necesitan las herramientas que permitan arar el terreno, y, que quien are el terreno sepa y esté seguro de los frutos que desea cosechar; Que en ese  terreno no crezca la primera semilla que caiga traída por los vientos o las aves que vuelan al pasar.
Líderes que vigilen celosos el Norte de sus ideales y que aunque llegue la noche no pierdan el rumbo y no necesiten mirar al suelo para seguir otras huellas más que las de su instinto de llegar.
Barahona, es un pueblo que tiene la gran necesidad, que al igual -(como figura en la historia del Gran Libro)- el pueblo hebreo esperó siempre la llegada de ese Mecía (y no quiero incluir religión en este tópico, es solo un paradigma o ejemplo). Un guía orientador que nos abra los ojos a los que sedientos esperamos soluciones a nuestros problemas locales.
“En un medio donde todo cambia, con un ambiente a menudo incierto, lo único sobre lo cual tienes poder absoluto es TU INTEGRIDAD. Cuando eres honesto, tienes principios, ética, eres el amo de tu propio destino. Entonces estas bien encaminado a convertirte en un gran líder”.
¿Existe(n) ese líder o esos líderes? Bien, sabemos que sí, pero temerosos se ocultan entre posiciones empresariales, sueldos, grupos culturales o religiones, no sabiendo que su misión está escrita, y lo peor sería que se marchasen de esta vida dejando atrás un rebaño en manos de hambrientas jaurías o lobos.
Enseñadnos a tomar sabias decisiones, sin importar la naturaleza. Enseñadnos líder amado, a conocer y a comprender “que toda mala decisión que tomo en la vida va seguida de otra mala decisión”, (Harry S. Truman).
Escúchame…a ti clamo líder mío;  Levanta tu voz y ruge como león para que se esparzan las rapiñas que esperan mi muerte por falta de aliento y orientación.
En ti no está la solución a nuestros problemas, sino en tu sabias experiencias y sutil mirada a los corazones sinceros que necesitamos tú guía.
Prometo seguir tu liderazgo con entereza y firmeza, pero ven,… que Barahona te espera!

Anuncios

Dejar Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.