RECOBRAR LA FE EN NUESTRO DESTINO NACIONAL



Por Carlos J. Vidal Lassis

Después de una breve y obligada ausencia, por lo que humildemente pido disculpas, me alegra reencontrarme con todos los que compartimos en estos medios, periodistas, técnicos, directores y al lector que nos honra con su atención.

Un consagrado autor dominicano, de  estirpe, literaria, Federico Henríquez Grateraux, escribió un artículo que promueve  el tipo de ideas a las que hemos estado dando atención, con insistencia, desde hace ya un buen tiempo. Su artículo resultó  en mayor inspiración  a seguir insistiendo.
Cito a dicho autor: “Únicamente la educación y el trabajo asiduo podrían cambiar esa clase de lemas. Pobreza, desempleo, falta de escolaridad, determinan el carácter de la sociedad dominicana y condicionan sus hábitos políticos. Para remover esos obstáculos de la convivencia necesitamos dirigentes políticos que promuevan el amor al país; que sean portadores de mensajes que permitan recobrar la fe en nuestro destino nacional.”
Dado que recientemente se verifico en el escenario nacional una gran declaración de compromisos de un líder político, que se ha ganado con mucho esfuerzo y contra vientos y mareas la oportunidad de ser considerado y tomado en cuenta por toda persona que entienda claramente la disyuntiva de nuestra realidad nacional.  (Todos saben sobre a quién describimos aquí.) En el discurso de aceptación de su candidatura, afirmó y se comprometió en un sentido idéntico al espíritu de lo expresado por el citado autor.

Lo más significativo desde el punto de vista de la insistencia de quien escribe estas líneas, es el reconocimiento que el candidato hace de la importancia de la participación integrada de las fuerzas vivas civiles, estatales y municipales.

Da muestras claras con su apreciación de que tiene consciencia de que la participación de la ciudadanía proactiva, la que entiende que “no quiere que le den pescados  pero sí que le enseñen a pescar” es determinante para el éxito de los planes, propuestas y acciones de cualquier gobierno.

Nuestra comunidad barahonera, y toda la de la región Sur completa, tiene que despertar y activarse efectivamente de manera que las autoridades actuales y las venideras se inclinarán a sentarse en la mesa a conversar y negociar para hacer lo que más le conviene a región.
¡BARAHON
A SIEMPRE!
Anuncios

Dejar Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.