Poema para el domingo: “Tiempo de amar”


Por Alfredo Ferreras


“Tiempo de amar”
PREÁMBULO  
“Tiempo de amar” no son versos germinados del fértil romanticismo de Amado Nervo o Jorge Isaac; tampoco de la  infinita imaginación dramática del clásico William Shakespeare o del genio poético de Neruda. No  son metáforas selectas  de la creatividad de Borges o una síntesis de la sencillez de Hemingway. Tampoco un legado del incomparable Pedro Mir.
Para escribir “Tiempo de amar” era necesario nacer en uno de esos pesebres mil veces salpicado por las sacras espumas de ese Caribe azul, donde el sol dilata las mañanas para recrearse en sus ondas sosegadas. El mismo Caribe que tantas veces embrujó al célebre Cofresí. “Tiempo de amar” tiene sus raíces en el lejano sur de Quisqueya, donde se miran de frente la heroicidad de las sierras iluminadas.
Más claramente expresado: Haber nacido en la tierra que a Hollywood ofrendó la Reina del Technicolor y a las artes dominicanas, el prodigio de Casandra.
   
“Tiempo de amar” es un homenaje de amor elaborado con palabras  a Barahona, centinela digna de los más hermosos relieves del Divino Escultor del universo.


   
“Tiempo de amar”

Bajo la sombra de un laurel coloquian las mariposas,
Un ave residente murmura sobre la  copa;
Y la cigarra solista,
Enmascarada en sus ramas,
Con eufemias  incesantes
Imperturbable convoca al sofocante verano:
…Es tiempo de amar…
Una lucerna, radiante y diminuta,
Comparte su luz con la chispa que brota apagada de la peña;
Ya los galgos comparten su pan con el felino
Y el amargo ajenjo llena de aroma el colmenar,
Matizando sus ramas entre la miel,
….Es tiempo de amar…
  
Un lazarillo lloroso  aguarda sobre el camino
Al quejumbroso senil con sus  manojos de años,
Y una  brisa que deambula con  su  frescura otoñal,
De sus lágrimas es sagrario cuando lo colma de risa;
 
Y del triste senil con sus fardos temporales,
Transmuta nostalgias vanas en recuerdos venturosos:
…Entonces,
Es tiempo de amar.
Cuando es festival en la granja el triste pío-pío
De los polluelos perdidos;
Cantata en el bosque el inútil lamento
De las ramas quebradas;
…Y abono a la hierba el mullir apagado
De los bueyes cansados,
También es tiempo de amar
Si el bramir de los vientos con su furia salvaje,
Es â€œnanita nana, nanita ea”
A las niñas serranas y las niñas sin cuna 
Y el efluvio perpetuo de la brisa marina
Feliz se reclina en riberas que duermen, 
…Es tiempo de amar…
  Va y vuelve el pincel a la acuarela diseñando corazones,
La tarde epiloga en el oro amarillo del dorado crepúsculo;
Se enciende el lucero que altivo ilumina las noches de amor
Mientras duermen rizadas con sus cargas de viandas
Las espigas fecundas y los capullos en flor:
…Es tiempo de amar.
  
Y volverán las párvulas mañanas
Lavando sus caritas con celeste rocío.
Una lila desnuda que se baña  en el río,
Con sus pétalos sueltos y exhalando su aroma,
Renuncia a su mitra y seduce al helecho.
 
Y el marchante incansable con risa opulenta,
De legumbres heraldo y de pródigas frutas;
Sin más paradigmas que los girasoles,
A todos proclama con su voz de arcángel:
…¡Es tiempo de amar!…
…¡¡Es tiempo de amar!!..

Anuncios

Dejar Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.