Aristas del caso de la Profesora LENNY FELIZ: CRIMINALIDAD Vs EQUIDAD EN LA SOCIEDAD. EL SISTEMA EDUCATIVO DOMINICANO.

POR: CARLOS J. VIDAL LASSIS

La  muerte es considerada natural cuando es originada por enfermedad, o por accidente.  En todo caso es involuntaria. Cuando la causa es la acción de otros, es un crimen. La acción criminal de quitarles la vida a otros, cuando las más bajas, rechazables y terribles de las pasiones humanas ha inspirado el desgraciado hecho, es un asesinato que entraña mucha maldad, insensibilidad humana, un divorcio total de las reglas, normas y valores sociales y humanos. Tal es el lamentable caso de la Profesora Lenny Feliz.

Los sentimientos y las reacciones de la comunidad han sido sacudidos a un grado tan extremo que sorprende que no ocurriesen protestas violentas, aunque de hecho eso es un signo de madurez social.  Encima de eso, el confuso y quizás  torpe manejo judicial, que al principio se manifestó en el caso, según se leían las notas de los medios.

Dichas sensibilidades, manejos y reflexiones conllevan una revisión que es bueno realizar para ayudarnos a entender mejor nuestra conducta humana y especialmente nuestra capacidad de convivir en una sociedad organizada dentro de normas y leyes que contribuyan a nuestro bienestar,  seguridad y estabilidad.

Desde las primeras formas de agrupaciones humanas han existido códigos de leyes, aunque no fueran escritos.  Oppenheim, un austriaco estudioso del mundo antiguo en 1964 afirma que el primer código fue producido posiblemente por el rey sumerio  Ur-nammu, que reino durante el siglo 21 AC, actuando como el primer legislador al crear un sistema de 32 artículos o leyes. Desde entonces se ha acordado condenar el crimen en todas partes y también se ha acordado controlarlo, aunque en esto se ha fallado.

No hay todavía una clara explicación de porqué individuos desobedecen de manera repetida y consistente las leyes de la sociedad. Algunos le dan un enfoque biogenético, social, psicológico, fisiológico, etc. De un curso de “Teoría de la Criminalidad” en la Universidad de Harvard ha surgido una concepción multidisciplinaria que sostiene que existen patrones claros de conducta criminal reconocibles en los individuos. Según su teoría “la frecuencia del rompimiento de las leyes es controlada por sus consecuencias”. 
Esto es lo que en Psicología conocemos como recompensa o castigo. Los efectos negativos de un crimen (ser agarrado y castigado), no siempre vienen de inmediato o se dilatan como en algunos casos. Contrario a las recompensas que son casi siempre inmediatas. Esto hace que los individuos se sientan atraídos a olvidarse de  las posibilidades de que sean agarrados existen.

La “Ecuación de Equidad”, que es lo que uno piensa que se merece comparado con lo que otros tienen o consiguen y la madurez, pesan sobre las acciones y decisiones de las personas. Los niños son naturalmente egoístas pero según maduran, normalmente se dan cuenta que los demás igualmente merecen un “pedazo del pastel”. Contrario a esto, los criminales nunca logran este sentido elemental de justeza, pensando de sí mismos como más merecedores que otros y como muy especiales. Considerando a los demás como “pendejos”, “quedaos”, “pedazo de M…”, en fin, denigrando sus víctimas.

El agravante del caso es la condición de educadores de los que, según las autoridades,  cometieron este horrendo y cobarde crimen. Lleva a cuestionar con profundidad múltiples aspectos del caso, como las condiciones salariales, logísticas, físicas y administrativas imperantes en nuestro sistema educativo, el clientelismo partidario aberrante que nunca debió existir en un área del quehacer humano en que la profesionalidad y la vocación son imprescindibles, la distribución equitativa de los recursos estatales a través de todo el territorio nacional entre otras importantes particularidades  del sistema.

Bajo ningún concepto señalar estas verdades significa obviar la responsabilidad de los criminales, sin embargo es un deber entender todas las circunstancias y factores que pueden estar actuando en este caso, no para justificar de ninguna manera lo hecho, sino para alertar y crear consciencia de la ineludible necesidad de responder y corregir lo que anda mal desde hace mucho tiempo en nuestro sistema educativo nacional.

La ocurrencia de este homicidio y las características de los acusados reflejan otros males que afectan nuestra nación, por cierto no es única en esto, de los cuales hay una responsabilidad compartida que requiere mucho compromiso y sacrificio combatirlos y erradicarlos. Debemos educarnos sobre los mismos para poder triunfar contra e
llos. En una próxima entregada abundaremos en el tema.

Hay que hacer constar que el vil asesinato de la Profesora Lenny nos disminuye a todos, nos daña a todos, nos muestra claramente el mal que nos arropa. Quien esto escribe, siente muy de cerca esta desgracia por ser un miembro de la clase magisterial y porque conoce muy de cerca el drama del magisterio dominicano.
Anuncios

Dejar Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.