REENCUENTRO CON LAS SALADILLAS


Por: Virgilio Gautreaux P.
1-El pasado Martes 12 de Julio debí “ir y venir” a Barahona, en una visita relámpago a la ciudad de Barahona para tener un conversatorio con mi amigo y hermano de décadas, Rafael Antonio Batista Gómez-Toño, con el cual mantengo fuertes lazos de amistad por varias décadas.

2-Luego de conversar de cuchumil temas, dimos unas cuantas vueltas por la ciudad y por el Municipio de Villa Central, situación que aproveché para tomar algunas fotos.
3-Una parte del recorrido incluyó una vieja carretera construída por el ingenio Barahona cuando se instaló. Esta vía está situada paralela a los rieles del ferrocarril. Para mejor ubicación, es la zona comprendida entre el Barrio Las Salinas (en Villa Central) y la costa de la Bahía de Neyba.
4-El trayecto por esta vieja carretera es lento y en su margen derecho se localiza un vertedero. La senda conduce a la avenida de acceso al aeropuerto María Montéz y continúa hasta el poblado de habanero.

5-Luego fuimos a Vicente Noble, donde comimos-junto a Negro Petonvil-un suculento plato con la bandera dominicana. Posteriormente visitamos algunos platanales en Tamayo.

6-Retornamos en horas de la tarde a Barahona y de inmediato nos dirigimos a Las Saladillas, pues yo tenía gran interés de visitar el lugar luego de las labores de limpieza realizada por los barahoneros y algunas autoridades locales.

7-Confieso que el lugar deja pasmado al visitante, con la hermosa vista que ofrece el litoral barahonero. Por lo limpio que exhibe el lugar, se aprecia que fue bastante ardua la tarea de los ciudadanos y
ciudadanas cuya labor ha puesto a disposición de la región y el país, un nuevo espacio recreativo.

8-Este primer paso, permite vislumbrar el rescate de otras áreas-que como Río Caño-también deben brindar sus riquezas naturales al visitante.

9-La labor de rescate del espacio barahonero tiene amigos y opositores. Sobran las buenas intenciones, pero también como en toda actividad colectiva, hay quienes buscan pescar en río revuelto. Por suerte son una minoría insignificante, pero hay que tenerle la vista. Mucha  gente noble de Barahona apoya sinceramente esta iniciativa, pero no endosa abusos ni vivezas.

10-Las autoridades Municipales,  de Medioambiente y la Gobernación, debieran implementar un “plan de manejo” del sitio, que garantice el orden público, el respeto a la propiedad privada, el ornato y las buenas costumbres de bañistas y visitantes. Infraestructuras provisionales (baños y sanitarios portátiles) deben instalarse y cobrar un precio mínimo. Luego se diseñen los planos de una terraza y sus áreas de servicio, se deben elaborar  los términos de referencia y se concesionan, es decir que un Desarrollador/inversionista asuma el costo de la construcción de las instalaciones y durante x número de años no paga los arbitrios municipales.

11-En adición, pueden también  aprobarse la colocación de otros locales pequeños. Todo debe estar encaminado a evitar la arrabalización y la música ensordecedora. Es mucho lo que puede hacerse si hay voluntad de hacer las cosas bien. Si estas cosas caminan bien en Baní, lo mismo puede hacerse en Barahona.
12-En estas aguas por décadas se bañaron generaciones de barahoneros que jamás olvidarán las aventuras y emociones que disfrutaron en nuestra Saladillas !!!!!!!!!!!!!!!!


13-Es bueno recordar que todo esto de Las Saladillas se originó en un movimiento que organizaron nuestros compueblanos residentes en New York. A ellos le debemos haber motorizado la conciencia y el orgullo de ser barahonero. El resultado de su iniciativa ha sido dotar a Barahona de un nuevo lugar donde recrearse sanamente y a costos más reducidos.

Anuncios

Dejar Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.