BAHORUCO-VISTO POR VIRGILIO GAUTREAUX P

Barahoner@s y amig@s:


Confieso que me he hecho prisionero del paisaje barahonero. Soy un “preso de confianza” de nuestras bellezas naturales.

Es difícil sustraerse de la multicoloridad marino-montañisa de Bahoruco. Los colores verde-azul-larimar, juguetean ante nuestos ojos. A veces parecen competir para atraer nuestra concentración. Montañas juguetonas-cual si fueran un cardúmen de ballenas-parecen hundirse en las profundidades del mar caribe.
  
La costa de Bahoruco es un bello testimonio paisajístico donde se contempla este fenómeno.

 En mi foto-recorrido costero del pasado 7 de abril de este 2010, me encontré con este “tesoro oculto”,  ubicado a menos de 20 minutos de la ciudad de Barahona.

  Contemplar esta playa, deja estupefacto y atolondrado al visitante ante tanta belleza. Un mar azul parece confundirse con el del cielo. Un oleaje permanente y una fresca brisa, completa este ecosistema, donde se funden las aguas del río con las del mar.

 La laboriosa comunidad de Bahoruco, trabaja arduamente en la superación de sus hijos. Hay pocas fuentes de trabajo y muchas necesidades. Pero hay que subsistir. Generosas tierras son asiento de una agricultura que alimenta los lugareños y produce execedentes que son vendidos para adquirir otras mercaderías y servicios. La recolección de grava del mar para la venta, es una fuente relevante de ingresos. La pesca, es otra actividad destacada que genera empleos e ingreso en muchas personas.

 El comercio, los remesas que envían los que partieron hacia otros lugares del país y el extranjero, así como variados empleos públicos y privados, completan la dinámica económica de la comunidad. Es en este contexto es que gente luchadora ha logrado determinados avances, en una comunidad pobre, pero rodeada de riquezas paisajísticas y recreativas, que no son sufucientemente explotadas.

Con mucho esfuerzo, la comunidad logró que manos generosas le construyeran una moderna edificación escolar. Los cambios-aunque muy lentamente-pueden apreciarse transitando las calles del poblado.
Bahoruco es asiento de nuestro LARIMAR y del hermoso proyecto CASA BONITA.

Tomé estas fotos el pasado mes de abril y no me canso de contemplarlas, por lo que me permito compartirlas con ustedes.

Mientras tomaba las fotos llegó una yola cargada de peces, donde compré Carite fresquecito en ruedas,  el cual comí en mi casa frito con escabeche,  acompañado de moro con coco, agucate y tostones. Cerré el caso con una taza de café caliente “Made in Barahona”.

Considero un verdadero crimen que el egoismo de algunos empresarios turísticos de otras latitudes y una cierta indiferencia de los altos funcionarios que lo controlan todo desde la capital, mantenga toda esta riqueza en bruto sin que se aproveche su potencial.

Nuestros funcionarios locales (gubernamemntales y municipales) también han sido un poco lentos en exigir la atención de los gobiernos en los últimos 10 años. No queremos que nos regalen nada.

Simplemente aspiramos que desde el poder, se le otorguen a Barahona algunas de las facilidades de que disfrutaron (y disfrutan) los hoy POLOS DESARROLLADOS. Aunque varias ventanillas  fiscales y capitales baratos de organismos internacionales  ya no existen, el Gobierno puede otorgar determinadas facilidades, a la vez que puede ORDENAR que se aprueben  los proyectos turísticos y desarrollistas  que actualmente se oxidan en ciertas gavetas de la capital. Por supuesto, nos referimos a los que son compatibles con los ecosistemas de la zona.

Cuando transite hacia los balnearios, dese una vueltecita por Bahoruco, y le aseguro que no se arrempetirá.

Saludos

Virgilio Gautreaux P. 

 

Anuncios

Dejar Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.