Una tragedia que me toco muy de cerca……

Por: Frank Jimenez

Este 15 de Marzo se cumplen 40 años de uno de los crímenes  más horrendos ocurrido en la ciudad de  Barahona en el apogeo de los 12 años de Balaguer, época en la que el pueblo dominicano estuvo sometido a los más espeluznantes vejámenes después de la tiranía Trujillista.
Aun recuerdo lo ocurrido aquel fatídico domingo en el que este trágico acontecimiento me toco muy de cerca, hecho por el cual me ha marcado para toda la vida. Ese domingo como todos los jóvenes de la época me encontraba junto a mi amigo de toda la vida Tito Gotay en la parte arriba del Cine Ercilia que estaba exhibiendo la película bélica “Donde las Aguilas se Atreven” su titulo en español, protagonizada por Clint Easword, cuando en medio de la acción llego la alarma de que habían tirado una bomba en una movilización ocurrida por los alrededores del parque de los Suero, hecho por el cual empezó el publico ahí presente a abandonar el cine y de igual manera procedimos a seguir a la gente que buscaba la salida para dirigirse a sus hogares.
Una vez fuera del cine pude notar que madres, padres y familiares de los que estaban en la tanda de 5 y 15 de la tarde,  fueron a recoger a sus relacionados.  Fue en ese momento que mi compañero Tito y yo avistamos a Gilberto Sánchez, en la parte frontal del cuerpo de Bomberos de Barahona, quien fue a buscar a su hijo Rafael Díaz y cuando procedíamos a acompañarlos con rumbo a la calle 30 de Mayo para girar hacia la calle Duarte, por considerar que estábamos seguro con una persona de mayor edad acompañándonos,  y fue en ese momento que escuchamos la voz de Doña Candelaria Suero Vda. Gotay (Doña Cande) madre de Tito que nos decía “Vengan por aquí mis hijos…” mostrándonos el camino hacia la calle María Trinidad Sánchez por donde nos dirigimos con pasos apresurados  hacia nuestras casas.
Mientras tanto, Gilberto y su hijo Rafael, quienes eran los gomeros de la Bomba del puente ubicada en la carretera de la salida para la costa Barahonera, se dirigían a su casa por la calle 30 de Mayo cuando en la esquina Duarte fueron detenidos por la patrulla de la policía (El sevenó o 7 Up) que comandaba el sargento Lucas del Rosario Medrano alias (Ráfaga) .
En ese trayecto, bajando por la calle duarte en dirección a la playa, la patrulla apreso a Eusebio Reyes quien estaba sentado en la galería de su casa junto a su madre.  Eusebio era un joven con muchas posibilidades de ser contratado en el Baseball profesional por sus buenas cualidades como “Catcher”, además de ser muy querido en el barrio.
La ruta sangrienta de Ráfaga culminó con el apresamiento de Teodoro Torres quien regresaba a su casa luego de terminar su labor en el Ingenio Barahona, para de ahí partir hacia el estero, donde luego de torturar a los detenidos fueron acribillados por el nefasto Sargento Ráfaga.
Como les dije anteriormente, esta tragedia pudo habernos tocado directamente si hubiéramos tomado el camino junto a Gilberto y su hijo, de haber estado en el lugar y en el momento  equivocado.
El Sargento Ráfaga purgó una larga condena por este crimen y luego de recobrar su libertad fue ultimado por desconocidos en el frente su casa en la ciudad de San Cristóbal.
Esta es una de las historias que narran las atrocidades cometidas por los sectores de poder que oprimieron a gente inocente en un tiempo en el que ser joven era un delito y donde se apresaban las ideas.  40 años después a nuestra generación le toca difundir los horrores de la tiranía y la opresión a la que estuvimos sometidos, por lo tanto esta prohibido olvidar.

Anuncios

2 Comments

  1. Jairo Arias

Dejar Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.