2010, ¿año de esperanzas?

Por el Ing. Rafael Matos Feliz,

El Ing. Rafael Matos Féliz, exdirector del Centro Universitario Regional del Suroeste, CURSO, y catedrático universitario
Se acaban de cerrar las páginas y los números calendarios del almanaque del 2009.  Este año que acaba de concluir trajo la misma lucha de clases que ha sido siempre el motor de la historia desde que el hombre asumió (al inicio de la esclavitud) que podía dominar a otros con el poder de las armas, del avasallamiento, con ejércitos enajenados, con la corrupción y ahora se les suman a ese rosario de dominio, las drogas, el envilecimiento y el ofrecimiento de mejor vida después de la muerte si en forma exclusiva y puntual deja de fuñir con las cosas “mundanas”, entre otras “prendas” de la “modernidad”.
Este nuevo año que se inicia, como es lógico, traerá en sentido general las luchas de los mismos bandos enfrentados: los que pretenden dominar todo y a todos, sacando provecho personal y familiar y que gustan hacerse dueños de los bienes colectivos a costa del sacrificio de la población, y los que asumen que las normas de la convivencia pacífica, la equidad y el bienestar general de los ciudadanos deben ser el norte de la sociedad actual.
Para el caso de la República Dominicana, el primer bando (que tiene como característica principal, despreciar al pueblo trabajador y humilde) se empecinará en amarrar con los poderes del Estado, con los políticos (¿o politiqueros?), con supuestos empresarios y con los que manejan recursos mal habido, para tratar de mantener a la población excluida de los beneficios que aporta la nación dominicana. Mientras que el otro bando (al cual yo quisiera pertenecer) se empecinará en concienciar a la ciudadanía respecto a sus derechos y en arrebatar a los egoístas del primer grupo, mediante el uso de las leyes, el sentido común y la movilización, ventajas y beneficios sociales que apuntalen hacia el desarrollo y bienestar de la colectividad.
Lo mencionado precedentemente, presenta importantes ejemplos actuales. Por un lado, se puede señalar a la cocinada constitución (perdónenme los que opinan diferente) como el amarre entre “empresarios”, “políticos”, Estado y otros poderes fácticos. Lo mismo se puede indicar con el contrato de la Barrick Gold en Cotuí. La primera (la constitución) y el segundo (el contrato) se trabajaron para el beneficio exclusivo de aquellos que viven desangrando a esta pequeña nación caribeña; excluyendo, por vía de consecuencia, al pueblo y a la nación de conquistas democráticas, de los beneficios de sus espacios naturales y de su mina de oro, entre otros bienes colectivos.
Se espera para el 2010 una extensa actividad proselitista desde el estado, construyendo, repartiendo, abriendo nuevos proyectos, terminando otros, en fin una parafernalia nunca vista en esos menesteres para lograr muchos representantes en ambas cámaras y en los ayuntamientos.
¿Son esos hechos presagios de que lo que sigue es la eliminación de nuevas conquistas democráticas y de otros bienes sociales? ¿Se está en la antesala de una modificación constitucional para patrocinar la reelección en el 2012? No lo sabemos, esperemos lo que nos deparará el porvenir inmediato.
Por el otro lado, y como conquista del segundo bando, se pueden citar la oposición y rechazo de la fábrica de cemento en Gonzalo, próximo a los Haitises; el accionar reactivo de algunos cuerpos de seguridad del Estado frente a las denuncias y hechos sobre narcotráfico, corrupción, y otros males; el descredito de instituciones que se conformaron para el control y la seguridad ciudadana y nacional y que hoy, por su accionar con poca transparencia, se han alejado de la confianza de la población; el sometimiento de altos funcionarios por ante los tribunales; la concienciación de un muy amplio sector de la población dominicana frente a hechos del acontecer nacional e internacional, entre otros.
Se espera que este bando de la lucha social dominicana aumente sus actividades y el número de sus miembros en los años por venir, pero ello le va a granjear una fuerte oposición de los que se benefician de la miseria e incluso de aquellos que siendo del grupo de los miserables, se enajenarán y pasarán a ser mercenarios y/o agentes pagados de los que los desprecian.
Así veremos a partir del 2010, fuertes campañas mediáticas de ambos bandos. Veremos a medios de comunicación, comunicadores, periodistas, blogueros y a ciudadanos escribiendo de a tantos ($) por línea, hablando de a tantos ($) por palabra, y reportando y opinando de a tantos ($) por reportaje y por opinión.
También, veremos a otros comunicadores, periodistas, blogueros y ciudadanos asumiendo posturas decentes y decorosas, y de esa forma escribirán, pronunciarán y publicarán sus escritos y palabras por convicción y por compromisos comunitarios, entendiendo con ello que de esta forma se beneficia la sociedad en su conjunto con su accionar.
 En el caso de Barahona, y haciendo un ejercicio de localismo, veremos más de lo mismo: “arreglos” políticos con candidatos, actividades sociales y repartos de cara a granjease el favor del electorado, mas violaciones a las normas, mas favoritismo y grupos e individuos presionando para que se les permita hacer lo que les venga en ganas, para su exclusivo beneficio grupal o personal.
También se verán a aquellas  instancias que propugnan por el bien colectivo reforzando sus actividades para que caminen los proyectos que pueden hacer despegar las ruedas del desarrollo sustentable para esta apartada y empobrecida región del país.
Le toca a usted amigo lector predecir si el 2010 será un año de esperanzas.
Lo expresado en este articulo es la opinión de nuestro co
laborador y no expresa necesariamente la opinión de este Blogs El Biran New York

Anuncios

Dejar Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.