BARAHONEROS DESARROLLISTAS LUCHANDO POR NUESTRO PROGRESO EN 1974

POR VIRGILIO GAUTREAUX P.

Como todos sabemos, los habitantes de la provincia de Barahona desde el siglo XIX, cuando apenas la comunidad era un conjunto de caseríos, ha venido luchando para que los diferentes gobiernos y otras autoridades de la nación, acudan en su ayuda, implementando programas de desarrollo. Nuestros antepasados fueron activos desarrollistas, que en sus peticiones a los políticos que controlan el país desde la capital, siempre planteaban temas concretos cuando se trataba de reclamar obras de infraestructuras. Unas veces sugerían preferencias impositivas a favor del puerto de la ciudad. Otras veces solicitaban la aplicación de impuestos y control del comercio ilegal con Haití, para aumentar las recaudaciones y construir carreteras, edificios públicos o apoyar las escuelas públicas. Nuestros legisladores-unificados-fueron muy activos defendiendo en los salones del Congreso Nacional, las legítimas aspiraciones de progreso a que aspiraban las fuerzas vivas barahoneras.

La sinergia entre la sociedad civil, el empresariado, los productores agropecuarios, los cafetaleros, el Ingenio Barahona, las exportaciones de yeso y sal, así como la explotación del mármol y la producción de algodón, impulsaron un crecimiento económico y social durante varias décadas del siglo pasado. Fueron los “años dorados” del progreso barahonero.

Al cambiar las bases que sustentaban este modelo, junto a las transformaciones del comercio internacional, así como el surgimiento de naciones que competían con los productos que exportaba la República Dominicana, comienzan a contraerse las exportaciones barahoneras. En adición, la politización del Ingenio Barahona, la Algodonera Dominicana y la compañia Sal y Yeso, restaban competitividad y eficiencia a estas empresas, las cuales sucumbían atiborradas de políticos mediocres y botellas. El desarrollo del puerto de Haina, vino a dar la última puñalada al modelo agro-minero de exportación, que por más de 50 años había impulsado el desarrollo de la provincia.

Buscando el “Arca Perdida” del progreso barahonero, en noviembre de 1974-hace exactamente 35 años-un nutrido grupo de munícipes locales mediante una serie de comunicados a toda página en la prensa nacional, reclamaban al gobierno dominicano, la construcción de obras de infraestructura-que por su relevancia-podrían contribuir a que Barahona retomara la senda perdida del desarrollo.

En un primer comunicado publicado en el periódico el Caribe de fecha 19 de noviembre de 1974, 112 barahoneros reclaman la construcción de la carretera Barahona-Azua-Baní. También, la construcción del Canal Nizaíto para incorporar miles de tareas de tierra a la producción en Enriquillo y Pedernales. Destacaban el progreso alcanzado por San Pedro de Macorís, Puerto Plata, Samaná y “las vecinas” Azua y San Juan, como consecuencia de la atención que les brindaba el gobierno. Expresaban con preocupación que partidas presupuestarias aprobadas para construir carreteras, al mes de noviembre no se habían ejecutado. Argumentaban que los estudios para la construcción de una carretera costera Barahona-Azua permitiría ahorrar 25 kilómetros, a la vez que se podía explotar su potencial turístico. Apuntaban que en 1924, se realizaron los estudios pertinentes para vía.

Un segundo Comunicado firmado por 177 damas barahoneras, dirgido al Presidente Balaguer, sale publicado en el Listín Diario el 22 de Noviembre de 1974, en respaldo a la carretera Barahona-Azua y el Canal Nizaíto. Destacan que éstas “serían dos obras cuya ejecución tendría alcances decisivos para salvar a Barahona de este estado de penuria que empuja a sus habitantes hacia el éxodo masivo, a la vez que contribuirían a impulsar el desarrollo y el progreso de los demás pueblos que integran esta región suroestana”. Las mujeres barahoneras, apelan a la sensibilidad poética del mandatario para “suplicarle que al ordenar la construcción de la autopista que le estamos solicitando, tenga a bien disponer que el tramo Barahona-Azua sea ejecutado por la Loma del Curro en la cual el viajero, en constante ascender hasta las altas cumbres donde el cielo y la montaña se confunden, pueda aprovechar la visión lejana y maravillosa del Mar Caribe, cristal azul que refleja el paisaje, como un relicario de armonía imperecedera”.

En apoyo al reclamo de los barahoneros y la mujer barahonera, sale publicado un Comunicado el 27 de Noviembre del 1974 en el periódico El Caribe, suscrito por 149 Profesionales e Intelectuales de Barahona residentes en Santo Domingo. En dicho texto apoyan “la serie de urgentísimas e inaplazables obras en cuya demorada ejecución ve BARAHONA naufragar, al paso que transcurre el tiempo, sus viejas y entrañables esperanzas de resurgimiento y progreso”. Destacan la importancia de que en presupuesto del año próximo (1975) Barahona sea tomada en consideración en los planes de fomento del gobierno. Apuntaban sus aspiraciones para que la provincia fuera beneficiada con una zona franca para la industria pesada. También el apoyo al turismo a partir de lo señalado en un reporte de la UNESCO, así como la construcción de la carretera Barahona-Azua-Baní y del canal Nizaíto.

Tanto entusiasmo y apoyo concitaron estos tres magníficos comunicados barahoneristas, que el Director del periódico El Caribe Editorializó apoyando dichas iniciativas en la edición correspondiente
al 13 de diciembre del citado año 1974. Apuntaba el Dr Ornes Coiscou sobre la necesidad de diversificar la inversión pública, como forma de frenar la emigración hacia la ciudad capital, donde se generaban otros problemas urbanos.

En respuesta a este atinado Editorial, vuelven los barahoneros a publicar un nuevo Comunicado el 18 de Diciembre de 1974 en el cual felicitan al periódico El Caribe “por haber captado, en su bien ponderado editorial, la dramática situación que confronta esta provincia que lucha por liberarse de su estado actual de estancamiento y atraso”. En esta ocasión son 233 barahoneros y barahoneras que suscriben este texto.

Como podemos observar, la activa Sociedad Civil barahonera dentro y fuera de la ciudad, así como profesionales e intelectuales de demarcaciones vecinas, presionaban en 1974 al Presidente Balaguer (hace más de tres décadas), para que “El Progreso” también llegara a la Provincia de Barahona. Con estas actividades y la participación de los funcionarios locales y de los barahoneros en puestos de relevancia en la capital, se lograron estas y otras obras en la provincia en los años siguientes.

Vaya nuestro eterno agradecimiento a esta pléyade de hombres y mujeres que lucharon por nuestra superación. Numerosos munícipes que suscribieron estos comunicados ya han fallecido. Otros, aún se mantienen luchando sin desmayo en favor del progreso barahonero.

Este Noviembre del 2009-treinta y cinco años después-los barahoneros y barahoneras, estamos pidiendo al señor Presidente de la República la construcción de una serie de obras de infraestructura y otras disposiciones ,para que nuestra comunidad encuentre nuevamente la senda perdida del desarrollo. entre las más relevantes tenemos:

La pronta definición de los asuntos pendiente de la construcción de la presa de Monte Grande y su rápido inicio

La reparación de los canales de riego deteriorados, carreteras y caminos de la provincia

La construcción de la Segunda Etapa del Acueducto de la Región Enriquillo en beneficio de varias comunidades y el saneamiento y construcción de nuevas alcantarillas.

La construcción de un moderno edificio para alojar numerosas dependencias oficiales actualmente hacinadas, deprimentes, infuncionales, oscuras y sin equipamiento moderno. Hay que elevar la autoestima del empleado barahonero. Este edificio puede ubicarse en el aereopuerto viejo tal y como está previsto.

La construcción de un puerto industrial y la conversión del puerto de la ciudad para cruceros que transitan por el mar Caribe frente a Barahona

La rehabilitación del Hotel Bahoruco por parte del BANCO DE RESERVAS para convertirlo en una instalación al servicio de todos los empleados bancarios del país y del turismo en general

La ejecución inmediata de un Plan de Ordenamiento territorial y urbanístico de la ciudad de Barahona y de Villa Central, así como la pronta instalación de la Oficina de Planificación de la Secretaría de Estado de Turismo.

Respaldo presidencial para que la Cámara de Diputados apruebe lo antes posible el contrato del Proyecto de las Aguas Termales de Canoa, Vicente Noble, que dentro de pocos días cumplirá dos años en los pasillos del congreso Nacional.

La rehabilitación varias veces anunciada de las playas del Quemaíto y San Rafael y la terminación del centro universitario, el más viejo de todos.

Respaldo presidencial a nivel institucional y militar a la oficina local y la Procuraduría Ambiental, a los fines de fortalecer los programas de conservación en los parques nacionales. También instruir que se agilicen los trámites de aprobación de varios proyectos hoteleros pendientes de su licencia ambiental.

Anuncios

Dejar Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.